Externalización de servicios en mi empresa

La externalización de servicios está en auge entre las empresas. Cuando no se cuentan con los medios o el talento suficientes dentro de la empresa, lo mejor es recurrir a terceros.  

El outsourcing suele utilizarse para cubrir el área comercial, financiera, servicios de logística… no es necesario que tu empresa cubra todas las necesidades por su cuenta. Si quieres conocer las ventajas de trabajar externalizando parte de tus servicios, sigue leyendo. 

Ventajas del outsourcing 

El Outsourcing te permite encontrar una solución a medida para tu empresa. Se adaptarán a tus necesidades y el precio estará ajustado a ellas. Evitarás costes innecesarios y tiempo en búsqueda de talento y formación. 

Hay quien apunta a la pérdida de inmediatez como una desventaja en este tipo de colaboraciones, sin embargo, por nuestra experiencia, podemos asegurar que no hay más pérdida que con los métodos tradicionales.

Sin embargo, sí se tiene la ventaja de la objetividad, al no estar en la empresa como tal y ocuparse de otras empresas al mismo tiempo.

También son muy destacables los beneficios fiscales que se obtienen. Al tratarse de un gasto cuyo IVA puede ser deducido en las liquidaciones periódicas del IVA y no solo imputar el coste en el impuesto de sociedades.  

Por último, permite a la empresa contar con todo un equipo de profesionales, con los beneficios que ello comporta, no solo a nivel de conocimientos y habilidades sino también a nivel operativo.  

Es decir, con la externalización de servicios tu empresa obtiene:  

  • Soluciones a medida 
  • Costes variables en lugar de fijos 
  • Optimización del tiempo 
  • Objetividad 
  • Beneficios fiscales 
  • Un equipo de profesionales frente a un trabajador 

Cómo elegir al mejor partner 

Queda el paso más complicado: decidirte por tus colaboradores. Entre a larga lista de consultores, asesores, proveedores… no va a ser fácil decidirte. 

En nuestro caso, podemos ayudarte con la externalización de prácticamente todas las áreas de tu empresa: financiera, legal, marketing…

Nuestra implicación es mayor que la de nuestros competidores dado que nuestros honorarios van en función del valor aportado, y para ello marcamos, al inicio de la relación, unos objetivos de común acuerdo. 

Una vez concretadas las ventajas de la externalización, hay que determinar si ésta conviene a la empresa o no, y para ello hay que tener muy clara la propuesta de valor y el modelo de negocio. 

La idea es sencilla: nunca debes externalizar aquellas áreas de la empresa en las que creas valor, del resto de actividades deja que otros se ocupen ya que saben hacerlo mejor que tú.  

Si tienes cualquier duda, estaremos encantados de atenderte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *